Por: Salvador Molina, Columnista/Foto: Ilustrativa

Si algo nos debe de preocupar a todos los salvadoreños, es el estado de vacío legal en el que la Asamblea Legislativa tiene al país (El Salvador), ya que si comprendemos cómo ha costado en nuestro país que la legitimidad y la libertad en todos sus ámbitos debemos considerar como el habeas corpus o los procesos de amparo, para poder hacer responsable y llevar una justicia pronta a las víctimas del conflicto armado en nuestro país, se ven frustrados  y retrasándola verdad que ellos-ellas no ven llegar ya que los miles y cientos de desaparecidos y así como de millones de atropellos por parte de cualquier índole que se esté ventilando en esta sala, no ve su llegada pronta por el hecho de estar atrasada y ahora por los que representarán y que intereses serán los que representen.

Por que todo ser humano no puede prescindir de ningún desconocimiento ni alejamiento de la ideología, mucho menos de la política y comprender que si hay magistrados que están siendo condicionados para poder saber a qué intereses ellos responderán como casos emblemáticos, del pasado los cuales no quieren reaperturar ni mucho menos denunciar tomando en cuenta los datos de la comisión de la verdad y las decisiones después de los acuerdos de paz.

El rol de la sala de lo constitucional ha sido la más conservadora en la toma de decisiones y otra la conservación de la imagen de los que dirigieron y cometieron los abusos de ley fuera de lo constitucional o extrajudicialmente los que no podemos dejar pasar. Para decirle a la honorable Asamblea Legislativa que seleccione bien a los que estarán al frente de los próximos nueve años, y el ejercicio que ellos tendrán para poder hacer del estado un Estado moderno que este acorde a las democracias modernas y además que no siga violentando el sentir de los afectados que esperan reparación en sus demandas.

Lo que provoca este vacío del Estado Salvadoreño es más resentimiento y desilusión a las personas que confían en un Estado de Derecho Democrático sin inclinaciones a ningún grupo de poder. Levando a una frustración y a una desanimación a organizaciones que por hoy callan y aunque denuncien o lleven procesos acompañando a las víctimas hasta el fin lo lleva a tener una paciencia que muchas veces dura décadas y no llegar a ver su cometido de justicia solicitado por este a trazo mal o bien intencionado en el que los políticos deben de resolver a la brevedad.

Para que nuestro país El Salvador ,este en el concierto de las naciones avanzadas en el cumplimiento de la pronta justicia  se nos hace necesario decirle a las organizaciones pro derechos humanos y los representantes del país que tengan injerencia,a que soliciten la apreciación de dicha instalación de lo contrario retrocedemos a un estado monárquico en el que no hay ni división de poderes y los recursos invertidos en esta parte del Estado no estaría sirviendo de nada, ya no busquen a los magistrados que les cubran sus intereses ,sino que sean objetivos y estén en función de fortalecer nuestro estado de derecho y nuestro país que es el primer violentado  en no tener una representación que defienda los grandes ideales de las repúblicas y democráticas…

l

NO HAY COMENTARIOS

DEJAR UNA RESPUESTA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.