Redacción: Salvador Molina. Columnista/Foto: Imagen Ilustrativa

En momentos en los que necesita tomar de decisiones a favor del pueblo en El Salvador en pleno desequilibrio social; en la región centroamericana, un diputado de derecha como siempre lo saben hacer para poder desviar la atención a los problemas reales de nuestro país, para no asumir las responsabilidades que ellos tienen que asumir todos en general y este diputado que pertenece a un partido político en particular, no dejan los viejos vicios de los cuales se vienen cargando en el pasado; de nada sirven buenas intenciones en cuanto a la austeridad cuando lo que observamos es un desbordamiento de lujos, cuando hay familias lanzadas a las calles cual perro, que no tienen un estado de derecho que les respalde por este tipo de conductas viciadas; que éticamente no quieren cambiar.

Hoy es el momento que los medios de comunicación, la iglesia, y las instituciones, denominadas tanques de pensamiento denuncien esas conductas viciadas que lejos de abonar a un estado de derecho democrático más parece que es un estado de derecho meritocrático; en el que por desatenderse de los intereses del pueblo prefieren cumplir sueños de niños, que nunca tuvieron, preguntémonos cuántos ancianos y personas mayores trabajaron hasta el cansancio y le dejaron grandes dividendos a sus empresas y nunca lograron cumplir sus sueños a pesar de haberles vendido la idea que trabajando fuertemente lo lograrían de manera engañosa, no lograron cumplir sus sueños, hasta cuándo vamos a esperar para que esto cambie que la ética, sea amor al trabajo, a las instituciones y no el aprovechamiento de las mismas para cumplir los sueños de gente que aprovechándose de sus cargos se aprovechan de ello para no hacer el trabajo de los salvadoreños que los eligieron.

l

NO HAY COMENTARIOS

DEJAR UNA RESPUESTA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.