FOSALUD duplica esfuerzos para erradicar el consumo de tabaco.

0
286
Redacción y Foto: Laura Murillo. Personal de FOSALUD informa a comunidad.

El tabaquismo es una enfermedad adictiva, crónica y recurrente, que en un 80% de los fumadores inician antes de los 18 años.

Está relacionado a varias enfermedades; el 37% a padecimientos del corazón, el 20% con enfermedades pulmonares obstructivas crónicas, 17% se relaciona con enfermedades respiratorias agudas, 10%  se vincula a los cánceres de tráquea, bronquios y pulmón, un 8% con la diabetes mellitus y un 8% otras enfermedades relacionadas. Esto según datos del Fondo Solidario para la Salud (FOSALUD), cifra que podría aumentar si no se logran reducir los hábitos actuales del consumo de tabaco.

La Directora Ejecutiva de  explicó que la institución está realizando estudios en los que han determinado este vicio también tiene su impacto en la economía del país, puesto que hay una pérdida de $204 millones de dólares en productividad y gastos que diferentes centros de salud  públicos y privados al brindar la atención a personas afectadas por el consumo de  este producto adictivo.

Directora de FOSALUD, Verónica Villalta, presentando campaña para erradicar el consumo de tabaco.

Asimismo expuso que el vicio afecta al bolsillo de las familias principalmente en aquellos de escasos recursos, pues un 10% de los ingresos  es gastado en tabaco, limitando el capital de la alimentación, educación, vivienda y ropa.

Uno de los datos brindados por el Ministerio de Salud (MINSAL), son las 1,343 de muertes que se reportan anualmente en El Salvador por enfermedades vinculadas al tabaquismo.

Es por esta razón que FOSALUD  sigue en su lucha constante para alentar a la población salvadoreña a cesar el consumo de tabaco, y en el marco del día mundial sin tabaco que se celebra el 31 de mayo, hace el lanzamiento de la campaña “Si fumas te esfumas. ¡Apaga el cigarro, enciende tu vida¡

Los lineamientos de la campaña van encaminados a la utilización de imágenes impactantes para concientizar y persuadir a las personas, sobre las consecuencias en los fumadores voluntarios e involuntarios; con el objetivo de reducir  el número de adolescentes y jóvenes que están iniciándose en este vicio y aumentar la cifra de las personas que abandonan su consumo.

Esta iniciativa pone a disposición de la población tratamientos para la cesación tabáquica, que  se implementaran en la red de servicios de salud y los cinco Centros de Prevención y Tratamientos de Adicciones de FOSALUD (CPTA), los cuales son: Hospital Nacional San Juan de Dios, Santa Ana, Hospital Nacional Rosales, Hospital Nacional Saldaña,  Hospital Nacional “Santa Gertrudis”, San Vicente y el Hospital Nacional “San Juan de Dios” en San Miguel.

 

Dejar el cigarro  mejora tu calidad de vida:

María de los Santos Ramírez agradece el apoyo de FOSALUD en su lucha para dejar el tabaco.

María de los Santos Ramírez es originaria de Santa Ana, ella cuenta que fue una fumadora crónica que se negaba a ir a la clínica porque se negaba a dejar de fumar; un día comenzó a tener complicaciones ya que le surgió una alergia que la obligó a presentarse a un centro asistencial donde tomaron su presión y le manifestaron que estaba muy alta por lo que le realizaron un examen del corazón. Los resultados apuntaban que había falta de oxigeno en el corazón, como consecuencia del consumo de tabaco; esto le preocupó y tomó la decisión de dejar el vicio, buscando la ayuda de los médicos.

María lleva mas de cuatro años limpia de tabaco y asegura que su salud mejoró notablemente y que no se arrepiente de haberlo dejado; además manifiesta sentirse agradecida con el equipo medico que le ayudó y  por ello siempre acompaña a FOSALUD en sus campañas.

Tratamiento de adicciones FOSALUD.

Para iniciar el proceso, la persona debe de tener la voluntad de cesar el consumo de este vicio; tomando la, es importante que se presente en cualquiera de los CPTA, para que el personal de salud haga la evaluación al paciente para definir el tipo de terapia y medicamentos necesitara para controlar los síntomas de abstinencia.

El tratamiento se da de forma ambulatoria, por lo que no es necesario el ingreso de la persona  y este puede durar entre 10 a 14 meses. Durante el proceso los  especialistas recomiendan que los pacientes cuenten con el apoyo de su familia y amigos para una mayor efectividad durante el proceso, además de ser constante y puntual en los tratamientos.

Tipificación del consumo de tabaco:

La Organización Mundial de la Salud (OMS) realizó una clasificación del tipo de consumo de tabaco, tomando como base la cantidad de cigarrillos que un fumador aspira al día.

  1. Fumador regular: consume cigarrillos, tabaco o pipa al menos una vez al día. En base al número de cigarros, el fumador se organiza en:

                1.1 Fumador leve: consume menos de 5 cigarrillos diarios.

                1.2 Fumador moderado: fuma una media de 6 a 15 cigarrillos diarios.

                1.3 Fumador severo: fuma más de 16 cigarrillos al día en promedio.

  1. Ex fumador: individuo que alguna vez fue fumador regular pero detuvo el consumo de tabaco desde hace un año mínimamente.
  2. Fumador ocasional: individuo que fuma alrededor de uno o más cigarrillos, pero no diariamente.
  3. Fumador pasivo: individuo que no es fumador pero inhala de manera involuntaria el humo de tabaco que otros fumadores sí consumen  a su alrededor.
  4. No fumador: individuo que nunca ha fumado.

Encaminarse a esta lucha no es trabajo fácil ya que requiere de voluntad, sacrificio y constancia; pero puede ayudar a disminuir la probabilidad de sufrir impotencia, de tener dificultades para quedarse embarazada, tener partos prematuros, hijos con insuficiencia ponderal al nacer o abortos; por ellos le dejamos algunos de los beneficios que tiene la persona al dejar de consumir tabaco.

Beneficios a corto plazo:

A los 20 minutos, disminuye el ritmo cardiaco y baja la tensión arterial, dentro de las 12 horas siguientes, el nivel de monóxido de carbono en sangre disminuye hasta valores normales; después de 2-12 semanas, mejora la circulación sanguínea y aumenta la función pulmonar.

En el lapso de uno a nueve meses, disminuye la tos y la dificultad para respirar y en un año  el riesgo de cardiopatía coronaria es un 50% inferior al de un fumador.

Beneficios a largo plazo:

Cuando una persona tiene cinco años de haber cesado el vicio, el riesgo de accidente cerebrovascular corresponde al de un no fumador entre 5 y 15 años después de dejar de fumar; en 10 años, el riesgo de cáncer de pulmón disminuye hasta ser el 50% del de un fumador, y disminuye también el riesgo de cáncer de boca, de garganta, de esófago, de vejiga y de páncreas. Cuando la persona lleva 15 años sin fumar, el riesgo de cardiopatía coronaria es el de un no fumador.

Campaña impulsada por FOSALUD en el marco del Día Mundial sin Tabaco.

Sin embargo hay casos en los que algunas personas ya sufren problemas de salud mas avanzados, consecuencia del consumo de tabaco, pero también tienen beneficios si dejan de fumar.

Beneficios respecto de quienes siguen fumando:

Hacia los 30 años de edad: se ganan casi 10 años de esperanza de vida.

Hacia los 40 años de edad: se ganan 9 años de esperanza de vida.

Hacia los 50 años de edad: se ganan 6 años de esperanza de vida.

Hacia los 60 años de edad: se ganan 3 años de esperanza de vida.

Después de haberse declarado una enfermedad potencialmente mortal: beneficio rápido; las personas que dejan de fumar después de haber sufrido un ataque cardiaco tienen una probabilidad un 50% inferior de sufrir otro ataque cardiaco.

FOSALUD impulsa iniciativas de prevención del consumo de tabaco concientizando a la población sobre las consecuencias en la salud, pero enfatiza que es un trabajo que debemos realizar todos para poder salvar las vidas de muchas personas.

 

l

NO HAY COMENTARIOS

DEJAR UNA RESPUESTA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.